Saltar al contenido
Copa Menstrual

Compresas de tela

compresas de tela

Desde hace bastantes años, la primera opción que salió al mercado para el cuidado íntimo durante nuestros días de menstruación, fue la compresa.

La compresa ha continuado evolucionando a través de los años y, de ser un trozo de algodón incómodo en sus primeros años, se ha llegado a convertir en una almohadilla muy suave que resulta una gran opción para los días de menstruación.

Pero ahora, en estos días, estamos viviendo en un mundo que está muy contaminado y que cada día se acerca más a su extinción si no lo cuidamos. La compresa como la conocemos es uno de los productos más contaminantes para el planeta.

Se estima que durante toda la vida menstrual, una mujer usa alrededor de 17 000 compresas. Estas están diseñadas a base de químicos, blanqueadores, colorantes y fragancias que al desecharse, resultan muy contaminantes para el medio ambiente y no son fáciles de eliminar, pues no son biodegradables.

Hoy en día, todo lo que sea ecológico y reutilizable es bien recibido. Cada vez se están implementando más productos así. La compresa de tela resulta la opción ideal ante tal situación.

Debido al estado actual del planeta, hay opciones ecológicas como las copas menstruales, sin embargo, no muchas personas están encantadas con la idea de insertar una copa dentro de la vagina para contener la sangre y luego desecharla.

Lo cierto es que algo que tiene la compresa muy a su favor es que es fácil de usar y no toma más de un minuto colocarla y quitarla.

Hay mujeres que desde el principio de su vida menstrual han usado compresa y cambiarla por una copa menstrual no les es tan cómodo. Para ese tipo de mujeres la opción ideal es la compresa de tela. 

🌻 Acerca de las compresas de tela

Las compresas de tela son la alternativa perfecta para sustituir el uso de las compresas desechables que estamos acostumbradas a usar.

Las compresas de tela son muy similares a las compresas desechables si no iguales. Conservan la misma forma y las hay en los mismos tamaños.

Una compresa de tela se compone de un núcleo que absorbe todo el flujo de sangre, una capa superior que protege el flujo y una capa posterior que regularmente hace de un material impermeable para evitar que la sangre traspase la tela de la compresa y manche nuestra ropa.

Lo increíble de esto es que es muy similar a una compresa tradicional con la diferencia que esta la podemos lavar y reusar.

Las compresas de tela las puedes fabricar tú misma o comprarlas, ya existen marcas que se dedican a la producción de este tipo de compresa y las manejan en temáticas de diseño divertidas y muy femeninas.

También las puedes hacer tú misma si así lo deseas, actualmente en YouTube hay una infinidad de vídeos que te muestran paso a paso como hacerlas.

📈 Ventajas de la compresa de tela

☘️ Son ecológicas.

Como te lo hemos hecho ver en la parte inicial de este recorrido, las compresas de tela son una opción muy amigable con el medio ambiente, pues no están hechas de ningún material tóxico al ambiente y cuentan con una vida útil de hasta 5 años. Esto representa un gran ahorro de desperdicios al ambiente.

Imagínate cuantas compresas desechables no generarías por 5 años

💸 Económicas.

Ya sea que las hagas tu misma o que las compres, de las dos maneras estas compresas de tela resultan más económicas que las convencionales, pues suponiendo que una compresa de tela dure hasta 5 años, nos ahorraríamos una gran cantidad de dinero teniendo en cuenta que cada mes gastamos en compresas desechables y ahora, únicamente tendríamos que hacer ese mismo gasto pero cada 5 años. ¡Una maravilla absoluta!

🎈 Cómodas.

A parte de buenas, bonitas y baratas, las compresas de tela también son muy cómodas, pues al estar hechas de tela y no de algodón con plástico, no te rozan ni lastiman.

Aparte, al estar hechas de tela se sienten parte de tu ropa interior y no como la sensación de un panal como con las compresas desechables.

💊 Alergias.

Puesto que las compresas de tela están hechas de tela y no de plástico con algodón, no lastiman ni rozan como una compresa desechable. Además, deberías saber que las compresas desechables pueden desencadenar alergias e infecciones por su material, cosa que no sucede con compresas de tela, pues son más higiénicas debido a que se pueden lavar.